Etiquetas

1976 1985 1995 1996 1997 2002 2016 abuela aburrido academicos Afganistán africa Albert Sánchez Piñol Aldous Huxley alegoría Alemania Alessandro Baricco Alexandría alienación amazonas america amistad amor anarquismo Andes Angola Antoine Saint-Exupéry António Lobo Antunes arge Argentina arte Atwood Auster austríaco Autoficción autor autoritarismo autostop aventura Barcelona Barnes Beatnik benedetti Berlin Biafra biologia Bioy Casares Borges Boston brasil Bruce Chatwin Buechner Buenos Aires Bukowski caballos Camilo Jose Cela campo canada canguru Cannery row capitalismo Carlos Castaneda Castaneda catalan Catalunya cesar aira César Aira chatwin Chile Chimamanda Ngozi Adichie chinos ciencia ficcion Ciencia Ficción ciudad civilizacion clases sociales clasico clásico cocina Coetzee colombia colonialismo colores comunismo Congo consciencia contemporáneo crisis economica critica social crotos cuento cuentos cuentos cortos cuidad culpa y inocencia cultura D.H. Lawrence daniel Kehlmann darwinismo Dave Eggers depresión derecho desaparecidos desarollo desgracia detectives dialogo diario dictadura dinero distopia/utopia Dostojewskij Douglas Adams drogas Egipto Enrique Vila-Matas escritura España espionaje estados unidos estadounidense estilo de escritura moderna Estonia evolucion exilio existencialismo familia fantasia fantastica fantástico fauna felicidad feminismo Fernando Pessoa ficción Fogwill Francia futbol futuro Gabriel García Márquez gales gemelos geografia George Orwell Glavinic Goethe Gonçalo M. Tavares Graham Greene Greene guerilla guerra guerra civil Guerra Civil Espaniola guerrilla Handke Harry Hole Haruki Murakami Helena Corbellini Henry Trujillo Herman Koch Hermann Hesse Herrndorf hippie hippies historia holandés homosexualidad Houellebecq humor identidad idioma ilustrado imigracion india indigenas infancia infantil inglaterra ingles inmigrantes intercultural intriga Irak Irán Isla Islam Italia italiano Jack Kerouac Jo Nesbo John Irving john steinbeck joseph conrad jovenes Juan José Millás Juan Pablo Villarino Juan Rulfo Julian Barnes juvenil kafka kafkiano Kehlmann latino latinoamericano Lawrence Durell Levrero libros lisboa literatura africana literatura alemana literatura pop London lunfardo Luxemburgo Mairal Malvinas Manuel da Silva Ramos mar Marc-Uwe Kling Margaret Atwood Mario Levrero Mario Vargas Llosa Mazzantini memoria meta-ficcion mexico minirelatos mitologia mitología moçambique moderno Montevideo moral mujer mujeres multiculturalismo Munich Murakami navegar Nicaragua Niccolò Ammaniti Nigeria no vale la pena nomada nómada nómadas nomadismo non-fiction novela novela corta novela de barrio novela negra nueva novela latinoamericana Nueva York obrero occidente Octavio Paz okupas Olguín onetti Oriente oso ostracismo Osvaldo Baigorria otro libro aleman Pablo Ramos parabola Paris partido comunista pastiche Patagonia Pedro Paramo. latinoamericano percepción periodismo persia peru Perú playa poesia poesía policíaca policial poligamia Politica ficcion porcelana portugal portugues Premio Nobel prostitucion psicoananalisis puerto Puig racismo Rafik Schami raza realismo realismo magico realismo. cela Reino Unido relato religion República Dominicana rio ritual de pasaje Robert Musil rui zink Rusia sabiduria Sacheri Saer satira Schnitzler Sergio Olguín serie: O reino sexo sexualidad siglo XX sigloXIX simulacro Siria sistema escolar Skármeta soledad Sudafrica Suecia sueño surrealismo Tango Tomás Eloy Martínez tremendismo trilogía involuntaria triologia truco Trujillo turismo unicornios uruguay utopia politica vagabundo vagabundos vargas llosa vejez viaje viajero vida y muerte. vide de campo Viena violencia violencia domestica violencia sexual zadie smith

21 mayo, 2016

D.H. Lawrence - El amante de Lady Chatterley (1928)


Agarré El amante de Lady Chatterley (complete and unexpurgated) en un momento en que no tenía mis propias lecturas a mano, llevada por curiosidad. Mi compañero de casa lo estaba empezando. Después de este momento seguimos leerlo juntos, pero en silencio, porque el ingles dominamos más en lo leído que en lo hablado y con diccionario al lado. Que cosa linda es leer un libro al mismo tiempo y discutir escenas con un amigo!
La historia, pues bueno, creo que no es gran cosa, aunque para la época tal vez lo ha sido. Su publicación en los 1928 fue escandaloso y se mantuvo la censura hasta los años 60. Se lee rápido, el estilo es muy llevadero, con frases simples y capítulos cortos. También ya debe de haber una data de adaptaciones cinematográficas a estas alturas.
D.H. Lawrence (conocido de Anaïs Nin) relata la vida de la joven Constanza que está casada con Clifford, un hombre aristócrata que queda parapléjico resultado de un accidente en la primera guerra mundial. El casamiento fue poco más que una formalidad, prevista por las clases altas que puso ella en este lugar, una mansión rural en las tierras desoladas de las minas de carbón, industrias en descenso. En el fondo ella sabe que su vida no va acabar así y que ahí fuera habrá otras cosas, placeres, personas, momentos, con suerte también amor.
A medida en que  comienza a tener contactos íntimos con otros hombres, Connie considera la actitud de su marido que, privado de alguna forma su virilidad, busca el poder en la política y economía, cada vez más asqueroso. Con el guardabosque Oliver Mellors, Connie descubre la importancia del amor físico y a la vez un aliado en su pensamiento crítico. 
Pero no es solo sexo. La novela está repleta de reflexiones sobre la relación entre la ruling class y la serving class en el inicio del siglo XX en Inglaterra. Mellows, el guarda-bosque habla en el pesado dialecto de Derbyshire, caracteristicum de las clases populares, pero que él adapta y deja como se le da la gana. También se habla mucho del bolchevismo, de la nacionalización de industrias, del papel de los intelectuales y los trabajadores y la posibilidad de acontecer cambios sociales. Me parecía siempre que Lawrence deja entrever una especie de misantropía o pesimismo cultural. Otro contraste interesante se establece entre la naturaleza y la industria, siendo la primera una fuerza mayor, elemento necesario y refugio romántico del que el hombre moderno, civilizado y progresista (y capitalista) se alejó demasiado.
El segundo gran tema es la relación entre hombre y mujer. Ahí, Lawrence explora un abanico desde vida intelectual y el amor de la mente (que es mejor cuando coincide con una atracción corporal, lo que no siempre hace), pasa por las relaciones violentas, la privación de placer (o orgasmos egoístas), hasta la perversidad de amor de dominador y dependiente como se desarrolla entre Clifford and Mrs. Bolton, su enfermera chismosa y también la esperanza de un futuro feliz en familia.
Los personajes son multidimensionales y todos tienen un desarrollo, la relación entre ellos va cambiando de manera que cada uno ofrece algunos puntos para que un lector pueda identificarse, y otros aspectos que lo hacen parecer estúpido o ingenuo. Dentro de todo, el verdadero protagonista claramente es el amante de Lady Chatterley, quien reconoce que no puede excluirse de la sociedad ni del mundo de mujeres.
Las descripciones son así todo un poco exagerado, desde los hombre de libros, hasta la piel blanca, las flores en todas partes a los orgasmos simultáneos y abrumadores. Supongo que fue censurado no solo por sus escenas explícitas de sexo (que tampoco son nada de otro mundo) que infringen con las normativas de clases y papeles de género, sino también por su lenguaje vulgar, pero sobretodo, por la polémica crítica hacia política y sociedad. Hay mucha alusión (sutil y obvia) a la homosexualidad, con descripciones de curvas de caderas, espaldas y culos, etc. y Inglaterra no fue/es de las culturas más abiertas a estas cosas.
"Yes, this was love, this ridiculous bouncing of the buttocks (...)"
El final de la historia, todo contado a través de cartas, me decepcionó un poco. Es una pena, porque en mi cabeza ya me preparaba para un desenlace violento y revelador. Por otro lado tampoco creo que esta novela, que cuenta como un clásico de siglo XX, sea una lectura imprescindible, pero (sobretodo si aparece para 1 euro en la feria) puede ser una excelente opción para variar un poco y colgarse pensando en aventuras amorosas en una floresta llena de flores y de paso no olvidar el inglés.

07 mayo, 2016

Lawrence Durell - Justine (El cuarteto de Alexandría - I, 1957)





Entre tantos libros que leo últimamente sobre la guerra cabe uno sobe el amor. Es un libro que en otro momento seguramente llamaría de pretencioso, mas que en este momento me llevó a otras dimensiones de mi propio pensamiento (creo). Leía una página y me quedé el resto del día con eso en la cabeza y decía a quien cruzaba mi camino que era el mejor libro que ya leí en la vida (pero los que me conocen saben que eso me pasa frecuentemente en mi proceso de descubrir la literatura).
Se trata de la historia de un cuarteto amoroso (cuarteto es una forma de decir, porque son muchos más) que vive en la ciudad de Alejandría durante la segunda guerra mundial, contada en cuatro libros. Hay ediciones de cuatro en uno, o se pueden adquirir por partes (Justine, Balthazar, Mountolive, Clea). Según el autor sostiene, esta tetralogía representa un intento de superar la forma clásica de la novela (las cadenas de la forma que se estableció como norma), mostrando las misma historia, y en este caso una historia de relaciones amorosas en Alejandría, de varias perspectivas y relativizar así la verdad, que nunca es absoluta, pero que tampoco dejamos de procurar.
Como sucede con los libros que nos consideramos buenos, me hizo pensar en cosas en las que nunca había pensado (tanto), pero que tal vez necesitaba pensar en este momento de mi vida. Sospecho además, que me enamoré un poco de este libro, quiere decir que me fasciné, me perdí un poco, me dejé llevar, me ilusioné y en momentos volví a sentir los pies en la tierra y pensar, pero pará un poco, que exagerado. No es fácil de explicar, pero intento:
Ya comenzamos de manera polémica, con citas de S. Freud ,"Comienzo a creer que todo acto sexual es un proceso que envuelve cuatro personas,.." y de Marquis de Sade. Sexo y psicología. Virtud y vicio, moral y placer, norma e perversión. No me sorprendí cuando leí que Lawrence Durell era amigo de Henry Miller.
Esta obra de Lawrence Durrell – de quien nunca había escuchado hablar – constituye, en mi entender, un valiente experimento de abordar la confusión cotidiana de las relaciones interpersonales en espacios urbanos que a veces toman forma de un carrusel absurdo, con espejos y tornillos sueltos y que parece girar alrededor de un centro invisible y probablemente móvil en el cual una persona da por si, sin saber como ahí llegó a parar y que ha de hacer para recuperar algún control sobre los acontecimientos. Durrell nos presenta primero a Justine, una persona increíblemente atractiva, que es la enamorada del narrador, esposa de un rico banquero, pero amante de otros, y en general amiga íntima de todos. Ora, el amor tiene tantas facetas, tantos colores y formas de manifestarse que es imposible extraer una trama en limpio, porque es más complexo de que esta parte que la razón consigue acompañar. Entonces, están todos enamorados ciegamente por otros, algunos ni lo saben, a su vez todos tienen una historia previa de relaciones con otros. Desde luego, lo que más domina al hombre en sus hechos es el miedo del abandono.
Influye también el hecho de que algunos son ricos y mantienen y protegen los que no lo son. Otros cargan con enfermedades crónicas o traumas jodidas. Alguien da trabajo a otro, este subcontrata a otro y a la vez son todos espías para algún gobierno y miembros de sociedades secretas. Se entreveran el amor, el dinero, la profesión, la religión, la filosofía.
La historia se narra desde una perspectiva posterior, tratando de reconstruir y entender los hechos (y averiguar un pasado que Justine ocultó con habilidad), a partir de diferentes textos. El narrador que se llama Darley también es escritor, se apoya en fragmentos del diario de Justine y de Nessim, no siempre declarando de que autoría son los párrafos escritos, lleva el lector por un camino sinuoso, porque, como bien observa, la memoria es un prisma traicionero. Nuestro personaje central, Darley, descubrió que Justine tiene un ex-esposo, Arnauti, que es escritor a su vez y publicó un libro en cuyo personaje femenino central se encuentra una Justine más joven. Nuestro narrador comparte su apartamento precario con Pombal, empleado del consulado francés y a través de él se entera que el mismo señor cónsul está interesado en Justine, le advierten de medir sus pasos. En su ausencia, Pombal sub-alquila la casa a Pursewarden, escritor inglés cuyos libros todos de la cuadrilla conocen, que es genial, pero lleva la vida embriagado y como varios personajes, auto-destructivo. El poderoso Nessim, el actual esposo de Justine, pintor y astrónomo amador, se muestra generoso con el narrador y lo alberga en su mansión, estableciendo lazos nuevos con gente importante y finalmente haciéndose amigo cercano. El narrador también trama lazos fuertes con Melissa, bailarina con tuberculosis, pobre como un ratón de iglesia, dulce y frágil, banal, pero encantadora. Compara sus relaciones con las diferentes mujeres, logra comprender una parte teoricamente, pero luego es arrastrado también por cosas de más peso.
Los lectores se preguntarán, que es que tiene esa tal Justine de tan especial? Y si no fuese ninfomaníaca sería igual de interesante? Con mucha destreza, el autor logra llevarnos a explorar el amor y el placer del cuerpo, sin explicitar nunca las relaciones sexuales, también sin querer servirse simplemente de la psicología (dice que no, pero al final Freud está presente también), más que eso a través de la poesía. Analiza tanto las dimensiones de la sensualidad y de la intimidad - que no es una tarea fácil, como también explora el lado sombrío de lo humano, el poder, los celos, etc. Y si sabía más de los filósofos que trabajaron la belleza, la voluntad, el saber y el arte, encontraría todo ahí.
Frecuentemente aparecen como motivo los espejos, sin los cuales la vida sería más difícil de ver, porque es ahí donde nos reconocemos a nosotros propios y donde el amor se multiplica y se puede ver una persona(lidad) desde otro lado (que llega más próximo a su comprensión que ver solo un lado desde nuestro tan limitado punto de vista). Más que los espejos, es el amor que está en el mundo para multiplicar las personas. Y a menudo descubrimos es más fácil conocer una persona a través del amor que un conocido tiene por ella.
Todos los personajes tienen una cosa en común, son artistas. Escriben, bailan, pintan. Están ahí Balthazar, médico, teólogo, judío y Clea, una pintora. Ambos consiguen mantener una distancia a las cosas, a nivel de pensamiento y en como van viviendo el amor y el sexo de manera diferente. A propósito Clea lee A rebours, Huysmann (como el personaje central de Sumissão de Michel Houellebecq).
Para mi era muy interesante esta responsabilidad que se atribuye al lugar (al espacio), porque para el narrador es la ciudad - ya bajo efectos de la creciente globalización - la principal responsable de muchas cosas, afirma que Alejandría tiene cinco razas, cinco leguas, media docena de creencias y mas de cinco sexos, "É a cidade que deve ser julgada, embora seja sobre nós, os seus filhos, que recaia a punição". Ya para el escritor romántico portugués Eça de Queiroz la ciudad de Alejandría era cosmopolita y sensual, con la fuerza de relativizar todo fanatismo católico europeo.
Y solo los comenté el comienzo, porque en Justine hay también intriga, suspenso y muerte.
Voy a comenzar la segunda parte, después les cuento.

Translate