Etiquetas

1809 1870 1896 1928 1938 1940 1943 1945 1954 1955 1957 1960 1968 1976 1985 1995 1996 1997 2001 2002 2016 abuela aburrido academicos Afganistán africa Albert Sánchez Piñol Aldous Huxley alegoría Alemania Alessandro Baricco Alexandría alienación amazonas america amistad amor anarquismo Andes Angola Antoine Saint-Exupéry António Lobo Antunes arge Argentina arte Atwood Auster Australia austria austríaco Autoficción autor autoritarismo autostop aventura ballenas Barcelona Barnes Beatnik benedetti Berlin Biafra biologia Bioy Casares Boston brasil Bruce Chatwin Buechner Buenos Aires Bukowski caballos Camilo Jose Cela campo canada canguru Cannery row capitalismo Carlos Castaneda Castaneda catalan Catalunya cesar aira César Aira chatwin Chile Chimamanda Ngozi Adichie chinos ciencia ficcion Ciencia Ficción ciudad civilizacion clases sociales clasico clásico cocina Coetzee colombia colonialismo colores comunismo Congo consciencia contemporáneo crisis economica critica social crotos cuentos cuentos cortos cuidad culpa y inocencia cultura D.H. Lawrence daniel Kehlmann darwinismo Dave Eggers depresión derecho desaparecidos desarollo desgracia detectives dialogo diario dictadura dinero distopia distopia/utopia Dostojewskij Douglas Adams drogas Eduardo Mendoza EEUU Egipto el infinito Enrique Vila-Matas ensayo escocia escritura espacio urbano España espionaje estados unidos estadounidense estilo de escritura moderna Estonia evolucion exilio existencialismo familia fantasia fantastica fantástico fauna felicidad feminismo Fernando Pessoa ficción Francia futbol futuro Gabriel García Márquez gales gemelos geografia George Orwell Glavinic Goethe Gonçalo M. Tavares Graham Greene Greene guerilla guerra guerra civil Guerra Civil Espaniola guerrilla Handke Harry Hole Haruki Murakami Helena Corbellini Henry Trujillo Herman Koch Hermann Hesse Herrndorf hippie hippies historia holandés homosexualidad Houellebecq humor identidad idioma ilustrado imigracion india indigenas infancia infantil inglaterra ingles inmigrantes intercultural intriga Irak Irán Isla Islam Italia italiano Jack Kerouac Jo Nesbo John Irving john steinbeck joseph conrad jovenes jóvenes Juan José Millás Juan Pablo Villarino Juan Rulfo juventud kafka kafkiano Kehlmann Las enseñanzas de Don Juan latino latinoamericano Lawrence Durell lenguaje letras Levrero libros Lídia Jorge lisboa literatura africana literatura alemana literatura pop London Luxemburgo Mairal Mankell Manuel da Silva Ramos mapas mar Marc-Uwe Kling Margaret Atwood Mario Levrero Mario Vargas Llosa Mazzantini memoria meta-ficcion mexico minirelatos mitologia mitología moçambique moderno Montevideo moral mujer mujeres multiculturalismo Munich Murakami navegar Nicaragua Niccolò Ammaniti Nigeria no vale la pena nomada nómada nómadas nomadismo non-fiction novela novela corta novela de barrio novela negra nueva novela latinoamericana Nueva York obrero occidente Octavio Paz okupas Olguín onetti Oriente oso ostracismo Osvaldo Baigorria otro libro aleman parabola Paris partido comunista pastiche Patagonia Pedro Paramo. latinoamericano periodismo persia peru Perú playa poesia poesía policíaca policial poligamia Politica ficcion porcelana portugal portugues portugués postdictadura Praga premio Cervantes Premio Nobel prostitucion psicoananalisis psicologia psicología puerto Puig racismo Rafik Schami raro raza Re-lectura realismo realismo magico realismo. cela Reino Unido relato religion República Dominicana rio ritual de pasaje Robert Musil rui zink Rusia sabiduria Sacheri Saer satira Schnitzler Sergio Olguín serie: O reino sexo sexualidad sigloXIX simulacro Siria sistema escolar Skármeta soledad Sudafrica Suecia sueño suerte surrealismo surrealismo? suspenso Tango theroux Tierras de cristal Tomás Eloy Martínez tremendismo tren trilogía involuntaria triologia Trujillo turismo unicornios uruguay utopia politica vagabundo vagabundos vargas llosa vejez viaje viajero vide de campo Viena vigilancia villa de miseria violencia violencia domestica violencia sexual zadie smith

30 enero, 2016

Jorge Luis Borges - Ficciones (1944)


Ficciones es un libro que desde que me lo regalaron cuando fui para Argentina la primera vez, empecé por ahí una veintena de veces y desistí siempre antes de acabar el primer cuento porque, para poder comprenderlo a nivel mínimo, me parecía imprescindible, disponer de un profesor de historia a mi lado, un diccionario semiótico y una enciclopedia general para seguirle el trazo a otras posibles referencias.
No me explico porque, pero esta vez conseguí leerlo todo y sin ayuda. No creo que puedo decir lo entendí, pero lo comencé a entender, me llegó algo de su encanto, reconocí algunas como ideas geniales y disfruté de la lectura.

Los cuentos que leí (porque depende de la edición) fueron los siguientes.  
"Tlön, Uqbar, Orbis Tertius": creo que junto al de la lotería es el cuento que más me gustó de todos; me encantó la gramática de los idealistas, el materialismo y nunca vi la idea del el sujeto único (o sea la abolición del sujeto) mejor explicado ("los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el hombre"). Ya del cuento dos: "El acercamiento a Almotásim", no entendí nada, si alguien me lo quiere explicar, adelante! El tercero "Pierre Menard, autor del Quijote" leímos en la facultad y la discusión me reveló que hay mucho más niveles de comprensión y interpretación de que jamás me hubieran ocurrido a mi sola (de hecho Borges debe de haber provisto que sean infinitos). Me gustó también, aunque bastante menos que el primero. "Las ruinas circulares", "La lotería en Babilonia" y "La biblioteca de Babel" son quizás los cuentos borgesianos más conocidos, son de las que generalmente ya se escucha hablar antes de leerlas. No exagero cuando digo que me abrieron otro departamento de mi cerebro que no sabia que existía.
"El jardín del sendero que se bifurcan" me parece un título muy adecuado para la primera parte y además muy bello.
La segunda parte del libro, una compilación de cuentos bajo el título "Artificios", comienza con "Funes el memorioso", que me pareció confuso.
Sigue con "La forma de la espada", "Tema del traidor y del héroe" y "La muerte y la brújula", son tres historias con muchos muertos, traidores e intrigas llenas de referencias que me recuerdan los áreas vacíos en el área de conocimiento cultural, filosofía y literatura clásica, pero al mismo tiempo los pude leer como simples historias y al último de estos tres como parodia de los cuentos policiales. "El traidor y el héroe" me gustó, pero en mi opinión sería mejor sin las últimas tres frases en la que se explica el juego narrativo del cambio de perspectiva del que el lector en realidad se da cuenta solo.
"El milagro secreto" trata de la diferencia entre el paso del tiempo "objetivo" y "subjetivo" y a pesar de describir prácticamente la cosa más horrible que existe, un fusilamiento público, despliega esta idea tan bonita de que la realidad no suele coincidir con las previsiones y que por eso se podría pensar que prever ciertos detalles circunstanciales es impedir que estos sucedan.
"Tres versiones de Judas" habla de cosas teológicas, de las que poco entiendo, me costó esfuerzo terminarlo."El fin" habla de la venganza y de Martín Fierro que no leí y "La secta del Fénix" fue otro que me enganchó menos. "El sur" me gustó, aunque tampoco lo entendí bien. Tiene esa frase emblemática que se me quedó en la memoria: Nadie ignora que el sur empieza del otro lado de Rivadavia.
Al fin de cuentas me uno a los que dicen que Las Ficciones son una obra maestra de su genero. Me dará para leerlo otra vez en un par de años.


21 enero, 2016

Bruce Chatwin - Utz (1988)

Utz. Bruce Chatwin.

Comienza el Carnaval (raro para mí que hasta ahora sólo lo festejé en verano) y me parecía bien leer este libro con un Arlequín en la portada que pedí prestado hace unos meses.
Soy fan de Chatwin y también me gustó mucho la novela Utz. Esta novela de nombre raro es un tanto diferente que sus otras. Normalmente Bruce Chatwin escribía literatura de viaje, o al menos fue con eso que se hizo conocido como escritor, pero también la novela On the black hill  de 1983 que me encantó y reseñé acá, no cae en esta categoría, aquí en Utz se dejó llevar por su amor al arte. Lo descubrí en la biblioteca de mi vecino, quien ni sabía que lo poseía, así que lo leí en portugués y en papel. 

Lo narrado acontece en los años 1967-87 entre Praga y el Occidente. Tratase de la vida de Kaspar Utz, coleccionador de porcelanas Meissen (y su amigo, un estrafalario científico que divide su tiempo entre los estudios de huesos de mamut y la mosca domestica y sufre bajo con el régimen). Aunque con el dinero y las acciones que tiene en Suiza podría emigrar, son su colección y el amor por su criada Marta que lo mantienen en Checoslovaquia, donde a pesar del régimen comunista al fin y al cabo no se vive tan mal y la comida es más barata. Políticamente neutro e pacífico, el aficionado Utz se tornó experto en historia cultural de alquimistas y noblezas y reconoce que las guerras, pogroms y revoluciones ofrecen excelentes oportunidades al coleccionador. Al final el narrador pone en duda la apariencia un tanto aburrida de Utz y agrega unos toques interesantes a la historia.

El autor, que trabajó en la casa de Sotheby's como experto en impresionismo, desde gurí de 18 años, transmite su fascinación por estos objetos de arte que al envejecer solo se ponen más bellos y valiosos.
Por cierto, al escribir esta novela, se estaba muriendo de larga y fea enfermedad lo que impidió que escribiera mas de sus novelas tan buenas.
La historia de Utz aunque algo triste es linda a su manera. El libro es muy corto, simple y bonito, también un tanto pasajera, al acabar el libro ya me tenía olvidado de los primeros capítulos. Utz es más leve y equilibrado que sus otras novelas, mismo si en el tiempo y lugar de que habla, no era nada sereno.
Pero me gusta como escribe Bruce Chatwin, leería cualquier cosa. Me gustaría también saber algo más de Bohemia, Prussia, Saxonia y Checoslovaquia. Los diversos libros que leo me sirven para esto, darme cuenta lo mucho que queda para descubrir.

File:Johann joachim kaendler, arlecchino fa la riverenza, meissen, 1740-1744 ca..JPG

porcelana de Johann joachim kaendler, arlecchino fa la riverenza, meissen, 1740-1744 ca. (wikipedia)

17 enero, 2016

Sofie Oksanen - Purga (2007)


Descargado a recomendación por Rossana en Tropa de libros hace tiempo, el libro permaneció un buen tiempo esperando en el disco rígido de mi computador, hasta un invierno me vi encerrada por la nieve y niebla sin libros, pero con compu. No conocía esta autora joven, pero creo que es un nombre que uno debe tener en cuenta. Chusmeando su pagina web y a juzgar por superficialidades como estilo de ropa y maquillaje gótico y rastas color violeta se diria que escribe romances de vampiros triviales para adolescentes, o policiales "nórdicos". Pero no. Esta novela me sorprendió, tratándose de un tema tan delicado como del destino de las mujeres en las guerras con todo que esto implica. Y me parece muy buen que no todos los autores tienen que jugar el "papel de autor" como lo pretende la sociedad.

En "Purga" la autora nos introduce primero a Aliide Truu, una viejita que vive sola en una antigua casa de campo en Estonia pasándose el tiempo matando moscas y conservando hierbas y frutas. Un día descubre una joven rusa sucumbida y exhausta tirada en el frío de su jardín. La anciana la ayuda a poco a poco tranquilizarse y recuperarse de su estado fatal. En una narración lenta con suma atención a detalles vemos como las dos se comienzan a olfatear, cada una con sus fantasmas, traumas que dejaron huellas profundas, se desconfían mucho, el lector oye los silencios entre ellas e ve las manos temblar y los miedos desordenar las cabezas.
Luego el relato hace un salto y nos cuenta ya mas rápidamente del pasado de Aliide y su hermana desde 1939 hasta los años de ocupación de Estonia.

Ahí comenzamos a vislumbrar la conexión entre las dos mujeres que se encuentran ya después de la caída de la Unión soviética.

No me hacia idea de Estonia, tan lejos al norte, sin embargo como Oksanen cuenta por ejemplo lo vivido después del incidente Chernobyl, me parece tan real que podría tratarse de un relato de mi abuela. 
Primero no se escucha nada, luego los vecinos comentan.
 "Mentiras cochinas otra vez. Propaganda occidental."
"Cómo la gente lloraba por sus casas y cómo los agricultores volvían a escondidas para trabajar en los campos de la zona prohibida. (...). Habían matado a perros y gatos para echarlos en infinidad de fosas. Hedor de carne putrefacta (...) Habían preguntado si aquello era el fin del mundo o la guerra o ambas cosas juntas. (...) Infinidad de ancianas se persignaban. El vodka y el aguardiente corrían como ríos"
Luego se entraman otra vez retazos de lo ocurrido en los 90 con la muchacha rusa en la casa de Aliide como vieja y también los diarios de Hans, personaje central masculino, amor de las hermanas y enemigo del estado que tuvo que pasar años escondido entre las paredes de establo y casa. Además se abordan temas siempre desafiantes como la familia, matrimonio, los celos alias un amor no respondido, la resistencia, el Occidente y el Oriente.

Oksanen mantiene la tensión durante toda la novela, yo no lo pude dejar de lado mas que un momento. Solo el final podría haber sido mas rápido en mi opinión. La constante tentativa de recuperación de la humillación y violencia sexual sufrida que acompaña tanto los tiempos de paz que de guerra, dónde la ideología política no hace diferencia, pues cualquiera sirve para justificar estos actos, es contada de una manera que resulta en agradable lectura, mismo por su realidad dura.

En fin, una novela original narrada con sutileza y ternura.
Plenamente recomendable!
Aquí el sitio web de la autora: http://www.sofioksanen.com/biography/

03 enero, 2016

Mia Couto - Terra Sonâmbula (1992)





Cuando uno entra en ámbito lusóphonos, no tardara en tropezar con este libro que ya forma parte del canon de literatura obligatoria en los liceos y también fuera de ahí es ampliamente recomendado como "clásico que vale la pena". Lo empecé a leer online, pero lo leía con semejante lentitud que cada vez tenía que empezar por el comienzo porque me iba olvidando todo, así que invertí algunos pesos y lo adquirí en papel.
Muchas veces asociamos a Moçambique con guerra, con hambre, con una tierra tan lejos de aquí y sobre la que no sabemos mucho. Ahora la palabra adquirió para mi un significado mucho más rico, ahora lo voy a conectar siempre con historias llenas de imágenes vivos, experiencias duras, lenguaje precioso, y con Kindzu, Farida, Tuahir y Muidinga, personajes de las que uno gané un cariño enorme.
En un ómnibus saqueado, incendiado e abandonado, aún lleno de cuerpos carbonizados, el viejo Tuahir y el chico Muidinga se instalan, haciendo del bus su refugio en su camino para huir de la guerra.
El muchacho encuentra ahi los “cuadernos de Kindzu”, el diário de uno de los muertos y los dos se comienzan a sumergir en las hojas, tanto que no piensan en otra cosa y hasta juegan ser Kindzu y su padre. En capítulos que se van alternado Mia Couto cuenta las dos historias, el de Kindzu y de los dos, todos víctimas de la misma guerra. Navegando en busca de una nueva vida, Kindzu encuentra un navio encalado que naufragó en camino de traer comida y ropa para las víctimas de guerra y donde además de fantasmas vive Farida, una chica con una historia triste. Kindzu se enamora y promete salir en busca de su hijo lo que lo lleva a conocer mas personajes de la aldea y de un campo de dislocados, entre ellos la hermana de Farida y unos políticos. Al final Tuahir y Muidinga abandonan su refugio en el machimbombo (omnibus) para ir en buscar del mar que promete distancia y futuro.
Hay todavía más historias pequeñas entremetidas, con elementos tradicionales, creencias populares, enloquecidos y hechiceros. Los diálogos entre el viejo y el chico son buenísimos, mutuamente se dan sentido a la vida, habiendo perdido todo.
Mia Couto nos muestra la importancia de la lectura, de historias ficticias o verdaderas, para simplemente poder existir.
Si la forma en la que uno combina palabras para evocar imágenes puede llegar a ser considerado bello por nosotros, Mia Couto para mi rompió limites, tan embriagador fue su belleza, que tuve que dosificar la lectura. Será que lo bello siempre está relacionado con el sufrimiento y las cosas tristes y la última esperanza con la muerte ya al acecho?
Este texto da para anotarse páginas enteras de reflexiones y poesía, sonreír con ternura y hasta llorar.
Es un libro simple y corto y mismo así alberga mucha cosa. No hay excusa para no leerlo. También es un libro que voy a leer otra vez, algún día, de eso no tengo duda.
 



02 enero, 2016

Houellebecq - Plataforma (2001)

 

Plataforma es la tercera novela que leí del autor y como de costumbre Houellebecq nos cuenta también aquí del occidente en decadencia. Aclaro que (creo) que lo leo más por curiosidad sociológica que literaria. 

A primera vista en Plataforma hay una historia medio sosa de amor, mucho sexo y mucho turismo. Una mezcla de pesimismo cultural, tipo sátira con fondo crítico. No voy a revelar el final de la novela, pero digamos que es previsible conociendo el autor.

El protagonista de esta novela narrada en primera persona se llama Michel, igual que el autor, es un típico parisino de mediana edad, burócrata, trabaja en un ministerio como también lo ha hecho el autor. Se halla en medio de una especie de midlife-crisis. Aunque no tiene problemas financieras, pero siente su vida vacía y carente de sentido, suele pasar su tiempo libre solo o con prostitutas. Al morir su padre, sin que esto le despierte muchas emociones, decide hacer unas vacaciones en Tailandia donde ya había estado una vez. Ahí conoce a Valérie, una francesa que trabaja en una agencia de viajes. Con ella parece haber encontrado el amor en el que nunca creyera y de vuelta en París, los dos emprenden un nuevo negocio turístico enfocándose en el turismo sexual, lo que se convierte en un éxito de gran escala hasta llegar al límite.

Si bien en Plataforma, como en todas las novelas del autor estén intercaladas incontables comentarios del narrador hacia los cuerpos de los otros, sean francesas, turistas, chinos, casi siempre de forma despectiva siendo esta la única forma en la que el protagonista se relaciona con el mundo, también logra un retrato crítico de la clase de ejecutivos nuevos ricos, franceses. Representa el mundo occidental en general, por el que el protagonista solo encuentra atributos negativos,  y es como si los personajes están conscientes de que forman parte del mismo mundo que les repugna. Como en Las partículas elementares Houellebecq intenta entender la cultura (pos-)moderna a partir de su sexualidad. El oriente, o al menos el oriente de algunos países, está contrapuesto como "paraíso". Aunque a primera vista un libro mediocre, burdo, que parece venderse únicamente a base de su contenido  de sexo explícito, - y el autor le da tanto a eso que en total hay mas escenas de sexo que otras- alberga también planos más sútiles con momentos muy interesantes, como referencias al positivista Auguste Comte y esta cita de Rachid Mirou: 
       En resumen, el turismo como búsqueda de
       sentido, con la sociabilidad lúdica que favorece
       y las imágenes que genera, es un dispositivo de
       comprensión gradual, codificada y no traumati-
       zante del exterior y de la alteridad
.

Creo que he subestimado a este autor, Los elementos particulares no me gustó tanto, ni Sumisión.  Admito que lo leí por la curiosidad que me provoca su éxito comercial e porque sabía que iba a ser una lectura fácil e rápida.

No puedo garantir que gustarán del libro si lo leen con expectativas mas altas que yo. No me encantó, pero tampoco disgustó. Pero tengo que decir que el sexo me aburre a la larga y ni hablar del final esperable.

Encontré unos ilustraciones preciosos de Alain Dual en la net que me parecen buenos para dar una primera impresión.

Translate